Montevideo, 22 de Noviembre 2019

  • °
  • H %
Ganadería

El uso de lupino como alternativa de suplementación ganadera mostró buenos resultados

Jorge Foderé, integrante de Fadisol, brindó datos sobre el lupino, una nueva leguminosa disponible en el mercado uruguayo y su impacto en la producción ganadera. Los datos fueron presentados en la 21ª jornada de la Unidad de Producción Intensiva de Carne (UPIC).

En ese sentido Foderé comentó que “en la jornada de la UPIC se presentó el uso del lupino como suplemento de terneras que estaban en un pastoreo de avena, con una suplementación de 1% del peso vivo en invierno”. Se comparó contra el pastoreo de avena, suplementación de sorgo y DDGS y se analizó la eficiencia de conversión y la rentabilidad.

Detalló que “lo que surgió es que con ese porcentaje de suplemento hubo una eficiencia de conversión menor de 5 a 1, o sea que tuvieron un kilo de ganancia diaria por animal”, lo que implica mejores resultados que el sorgo y el pastoreo de avena.

Agregó que “con esa eficiencia de conversión la rentabilidad del uso del lupino es prácticamente del 100%”. Explicó que el lupino “se valorizó a un costo de US$/t 150 por lo que la rentabilidad del uso fue espectacular”.

Con respecto a la historia de este cultivo en Uruguay, Foderé señaló que “hace cinco años se comenzó con las primeras pruebas de evaluación y desde hace tres años a nivel comercial”.

El lupino es una leguminosa invernal que tiene la particularidad, a diferencia del resto de las leguminosas invernales, de una producción de grano comestible, se siembra en abril y se cosecha a fines de octubre.

Foderé agregó que “además de todos los aportes que hace una leguminosa, como son los aportes de nitrógeno al sistema, tiene una excelente raíz pivotante por lo que también se usa como cultivo de servicio”. Pero al mismo tiempo “produce un grano que tiene una calidad nutricional espectacular”.

El rendimiento promedio oscila entre 1.500 y 2.000 kg/ha con picos de buenas producciones por buenos manejos de hasta 2.700 kg/ha, “pero también en chacras con malos drenajes se han registrado rendimientos por debajo de los 1.000 kg/ha”, explicó el técnico.

Respecto de los costos, señaló que “el primer año rondan los US$/ha 400 incluyendo renta” pero que es común que luego “el productor se guarde semilla porque al ser una semilla muy grande, la densidad de siembra es bastante alta (150 kilos de semilla por hectárea), por lo que el precio de la semilla es importante en los costos totales del cultivo”. Pero “a medida que lo incorpora al sistema los costos son menores”.

El potencial que se encontró en ganadería es “porque es proteína y tiene muy buen aporte energético”. Además de la ganadería vacuna también hay buenas experiencias con ovinos, algo que en Australia ya es común.

Foderé contó que “hay un mundo para explotar en la producción de carne y de leche” y que “hay casos de tamberos dejaron de usar expeller de soja y lo sustituyeron por lupino con resultados muy buenos”.

Explicó que se están en “una etapa de franco crecimiento y desarrollo del cultivo” pero que “una vez estabilizado y con un buen manejo hay muchísimo para crecer en todas las producciones que requieran proteína”.

Actualmente se hacen unas 1.000 hectáreas, pero destacó que están muy distribuidas en todo el país y que hay “un efecto boomerang que si se comprueba que el cultivo funciona rápidamente se puede multiplicar el área en forma considerable”.

Escuche la entrevista completa a Jorge Foderé.