Montevideo, 22 de Octubre 2019

  • °
  • H %
Agricultura

El índice de precios de los alimentos cayó por tercer mes consecutivo

El índice de precios de los alimentos de la FAO se situó en abril de 2017 en un promedio de 168, mostrando una caída de 1,8% frente a marzo, siendo aún un 10% más que en abril de 2016. Como sucedió en marzo, en abril bajaron todos los índices de productos empleados en el cálculo del índice de precios de los alimentos, con excepción de los valores relativos a la carne.

 

El índice de precios de los cereales de la FAO registró un promedio de 146,0 puntos en abril, un 1,2% menos que el mes anterior y 2,5% por debajo de su valor de abril de 2016. La fuerte competencia por las exportaciones y las expectativas de que las disponibilidades mundiales de cereales seguirán siendo abundantes en la campaña 2017/18 siguieron deprimiendo los precios internacionales de la mayoría de los cereales, en particular del trigo. Los precios internacionales del arroz, por el contrario, se robustecieron en abril, sostenidos por un ritmo de ventas más dinámico, en especial en lo que respecta a los compradores del Cercano Oriente.

El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO se situó en abril en un promedio de 161,1 puntos, es decir un 3,9% menos que en marzo, descendiendo así por tercer mes consecutivo y marcando el nivel más bajo en nueve meses. La caída refleja principalmente el descenso de los precios de los aceites de palma y soja. Las cotizaciones del aceite de palma cayeron a su nivel más bajo desde julio de 2016, debilitadas por un posible repunte de la producción en Asia sudoriental y la persistente debilidad de la demanda mundial de importaciones. Los precios del aceite de soja, por otra parte, siguieron perdiendo terreno tras conocerse las excelentes cosechas de soja en América del Sur y las previsiones de plantaciones sin precedentes en los Estados Unidos de América para 2017/18.

El índice de precios de los productos lácteos de la FAO registró un promedio de 183,6 puntos en abril, esto es, un 3,3% menos que en marzo, lo cual representa la segunda disminución mensual consecutiva. En un momento en que la producción en el hemisferio norte ha alcanzado su punto máximo estacional, los abundantes suministros de leche disiparon las preocupaciones sobre el abastecimiento inmediato y reforzaron las expectativas de una mayor producción de leche en polvo y queso. A diferencia de lo ocurrido con otros productos lácteos, los precios de la manteca se fortalecieron, debido a que la creciente demanda interna en América del Norte y Europa redujo las disponibilidades exportables.

El índice de precios de la carne de la FAO se situó en abril en un promedio de 166,6 puntos, un 1,7% más que en marzo, siguiendo una tendencia de modestos aumentos evidente desde el comienzo del año. De enero a abril, el índice subió cerca de un 5%. Se reforzaron las cotizaciones de las carnes de ovino y cerdo, en tanto que las de las carnes de bovino y aves de corral casi no sufrieron variaciones. En combinación con el incremento de las ventas a China y la República de Corea, la fuerte demanda interna en la Unión Europea (UE) estimuló los precios de la carne de cerdo. La demanda estacional reforzó las cotizaciones de la carne de ovino, mientras que los mercados de las carnes de bovino y aves de corral se mantuvieron bien equilibrados.