Montevideo, 25 de Agosto 2019

  • °
  • H %
Agricultura

El clima es el factor determinante para la sanidad de los cultivos

Carlos Pérez, director del laboratorio Clínica Vegetal, dijo que es importante que se entienda cómo funcionan las enfermedades para hacer un buen manejo chacra a chacra

 

El factor determinante de cómo será el año desde el punto de vista sanitario en los cultivos de invierno es el clima. “Los pronósticos para este año han ido cambiando, y ahora parece que las lluvias estarán bastante cerca del promedio, lo que es bueno, porque los extremos en general nos complican bastante. Veremos cuáles serán las temperaturas”, dijo a VERDE el fitopatólogo Carlos Pérez, director del laboratorio Clínica Vegetal.

Señaló que busca que productores y técnicos entiendan cómo funcionan las enfermedades para hacer el manejo chacra a chacra, comprendiendo al patógeno, la epidemiología de esa enfermedad y cómo se maneja.

En el marco de una jornada que realizó la empresa Syngenta, Pérez consideró que desde el punto de vista de las rotaciones Uruguay viene bien, porque el área de invierno sigue estando por debajo de la de verano, y eso permite rotar bien, sin presiones de hacer monocultivo o encontrarse con rastrojos del mismo cultivo. “Desde el punto de vista sanitario eso nos facilita, porque disminuye la presión de inóculos de todos los patógenos que quedan en la chacra, en el rastrojo”, señaló.

En cuanto al inóculo en semilla, opinó que “estamos haciendo un poco de agua a nivel nacional. Se puede mejorar bastante el manejo de semilleros para tener poco inóculo en la semilla, y eso nos sacaría dolores de cabeza por manchas durante el ciclo del cultivo”.

Recordó que el año pasado llegó la roya estriada bastante temprano en el ciclo, a mediados de agosto. “Veremos qué pasa este año, todavía es temprano. Tenemos que monitorear cómo arranca Argentina, sobre todo la zona que está más al sur de Uruguay”, indicó.

Agregó que una característica importante, tanto para mancha como para roya, son los materiales genéticos con problemas sanitarios de resistencia que hay en el mercado, que obligan a estar más arriba de los cultivos, monitorearlos de cerca, manejar bien la presión de inóculos, para poder manejar mejor la enfermedad. “Es totalmente distinto a cuando estamos manejando cultivadores con buen comportamiento, que se defienden bien frente al patógeno”, señaló.

Pérez observó que de a poco el mercado se está moviendo hacia el uso de carboxamidas, un grupo químico que le da mayor eficiencia y residualidad a los grupos químicos que se venían manejando, como triazole y estrobilurina, los que estaban dominando el mercado.

Llamó a productores y asesores a no descansarse en estas moléculas más potentes, con mejor performance y comportamiento, sino aprovecharlas para fortalecer el manejo de los problemas de enfermedades.

“Es fundamental cuidar la molécula, pensando en el sistema a nivel nacional. Pero también es fundamental cuidar el bolsillo de cada uno y las moléculas más potentes en general tienen un costo asociado, y nos dan un beneficio cuando están bien usadas”, comentó el director del laboratorio Clínica Vegetal.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 78