Montevideo, 25 de Febrero 2020

  • °
  • H %
Actualidad

El aumento del calado abrirá las puertas a nuevos negocios

Con 14 metros profundidad la Terminal de Graneles de Montevideo aspira a captar más soja uruguaya, pero también de la región, ya que los tiempos de espera son inferiores

Muchos embarques que salen desde el puerto de Nueva Palmira siguen yendo a completar la carga en Bahía Blanca y Necochea, en Argentina, porque son puertos de aguas más profundas que el de Montevideo. «Todavía tenemos ese debe. De cada tres barcos que salen de Nueva Palmira, solo uno viene para acá», explicó a VERDE el gerente general de la Terminal de Graneles de Montevideo (TGM), Agustín Idoyaga.

El anuncio de aumentar el calado del puerto de Montevideo a 14 metros, obra que quedaría concluida en febrero de 2019, fue considerado la noticia más importante desde hace muchos años, reconoció el ejecutivo.

Agregó que esa es la diferencia más importante del puerto de Montevideo respecto a la región en la carga de buques graneleros, y que todos los operadores están reclamando poder cargar barcos Panamax completos.

Esos barcos son los que se van a Bahía Blanca y Necochea, y al concluir la obra podrán venir a completarse con mercadería uruguaya argentina, brasileña o paraguaya en el puerto motevideano. «Es un anuncio muy importante, que le dará al país un gran empuje como operador logístico. El puerto de Montevideo se posicionará como uno de los tres más importantes de sudamérica en graneles», afirmó.

Bahía Blanca y Necochea pueden cargar hasta 77.000 toneladas, porque van hasta 14 metros de profundidad, y Montevideo quedará en igualdad de condiciones, con algunas ventajas, porque la bahía de Montevideo es mejor y los tiempos de espera son muy inferiores.

Idoyaga destacó que la Administración Nacional de Puertos (ANP) acompañó en la campaña para captar cargas de Argentina y Paraguay, reduciendo el provento en 50% para cargar mercadería de otros países y darle más rotación al puerto de Montevideo. «Si bien el provento pareciera que es una contra, ahora no tiene tanto peso como antes», señaló.

Indicó que ya se hicieron dos embarques de maíz en esta modalidad, y que los resultados de esta propuesta de la ANP se verán en los próximos meses, con la llegada del maíz argentino a Uruguay, tanto para importación como para ser reexportado al completarse algún barco.

Actualmente la ANP garantiza 12 metros de profundidad y con ese calado se pueden cargar 57.000 toneladas, más-menos 10%, pudiendo llegar a cargar 63.000 toneladas.

El calado a 14 metros permitiría cargar un barco completo con soja uruguaya. «La soja uruguaya tiene mejores niveles proteicos que la argentina, es requerida y se puede llegar a pagar US$ 3 más por tonelada. Eso hace que si podemos cargar un full, como se dice en la jerga de los traders, tendríamos ventajas», afirmó.

Idoyaga consideró que eso se tendría que empezar a ver a partir del año que viene, cuando en vez de cargar 62.000 toneladas se puedan cargar 70.000. El flete del Conosur a China vale US$ 34 y se podrá diluir en más toneladas. «Hay terreno para ganar. Creo que la soja uruguaya tiene buen futuro y seguirá siendo el cultivo más rentable para el agricultor», opinó.

Menos soja, más arroz y más maíz

La escasa producción de soja en la zafra 2017/18 generó un impacto muy importante en la actividad del puerto de Montevideo. La entrada del producto se redujo de forma considerable, pero al mismo tiempo se generaron otras oportunidades de negocios, indicó Idoyaga.

El ejecutivo señaló que se hicieron dos embarques de arroz y están previsto dos embarques más; y también hay muchas consultas para traer maíz de Paraguay, Argentina y Brasil, descargándose en Montevideo, tanto para consumo local como para reexportar.

Agregó que ese es un negocio que está dando mucho resultado y que casi todos los operadores están realizando cotizaciones y hay consultas permanentes. «Esto nos permite seguir trabajando; si bien fue una mala zafra en soja, eso nos dio lugar para hacer otros negocios», reconoció.

Luego comentó que embarques de madera no se están haciendo, aunque se sigue conversando con los operadores. Idoyaga indicó que se redujo muchísimo la operativa en ese rubro. Recordó que cuando TGM comenzó a operar se exportaban 3 millones de toneladas de chips de madera y en estos años se exportaron menos de 700.000 toneladas. «La merma es muy importante, pero estamos a la orden para hacer cualquier embarque que los operadores de madera requieran», comentó.

El director de Servicios Agrícolas del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Federico Montes, calculó que este año se exportarán apenas 850.000 toneladas de soja desde Uruguay. Idoyaga señaló que por la terminal pasaron 150.000 toneladas y que como máximo se llegará a 300.000. Recordó que el año pasado fueron casi 500.000. En arroz iban 70.000 toneladas y se esperaban 20.000 más; y en maíz se hicieron contratos por cerca de 80.000 toneladas, mientras que se cotizaron otras 80.000.

TGM tiene una capacidad instalada de acopio de 120.000 toneladas, en 12 silos, con una capacidad de recepción de 700 camiones por día, en tres tolvas, y una capacidad de embarque de 1.200 toneladas por hora, con una mano y cintas de acopio. Esa capacidad de embarque nunca se puede colmar, explicó Idoyaga, porque la terminal se ha consolidado como un puerto de completamiento, lo que implica garantizar la estabilidad del buque en su navegación posterior. Por lo tanto, hay que distribuir la carga de manera muy pareja y consciente con el capitán; los embarques se hacen más lentos, equiparando la carga en el barco.

Barcazas

Por otra parte, TGM está haciendo una inversión para descargar barcazas, para traer a Montevideo granos de Paraguay y de Argentina. «Nos falta dragar ese muelle, estamos esperando cerrar algunos contratos para hacerlo. Vamos a poder descargar 11.000 toneladas por día de las barcazas», señaló el gerente general de la compañía.

TGM le pertenece a dos empresas, al grupo Cristophersen y a Hidrovías do Brasil. Esta última tiene un conjunto de ocho barcazas ajustadas para llegar hasta Montevideo, que pueden traer 11.400 toneladas de maíz o soja, que se van a descargar en este nuevo muelle, para ser almacenadas en Uruguay, las que podrán ser importadas o reexportadas. La inversión en el muelle de barcazas fue de US$ 5 millones, confirmó Idoyaga.