Montevideo, 13 de Diciembre 2018

  • °
  • H %
Empresariales

Destacan la importante adopción de tecnología para esta zafra de soja

Será un año fundamental para cuidar los costos, pero no hay que escatimar en la protección de los cultivos para lograr buenos resultados, señalan desde Lanafil

 

Se observa una gran adopción de tecnología por parte del productor para esta zafra, destacó a VERDE el gerente comercial de Lanafil, Luis Martínez. Pero sostuvo que siempre aparecen problemas como las malezas resistentes, que implican desafíos en la utilización de herbicidas.

En esa línea, destacó dos productos: Paralelo 25-25, una mezcla de terbutylazina y s-metolaclor para control de malezas de hojas anchas y gramíneas en maíz y sorgo; y Flumio 480 SC, un herbicida orientado al control de malezas en barbecho químico para soja.

“De cara a la nueva zafra de verano, Lanafil  vuelve a apostar a la calidad, buscando acompañar al agricultor en cada situación”, expresó Juan Alzugaray, gerente general de la firma.

Analizó que el panorama es complejo, porque el sector está golpeado, con costos altos y precios que no acompañan. Además, recordó que la zafra de verano anterior fue históricamente mala, que dejó muchas complicaciones, pero también destacó que el productor uruguayo tiene una resiliencia fantástica y clara voluntad de seguir trabajando.

Martínez, en tanto, consideró que en esta zafra será fundamental cuidar los costos, pero sin escatimar en la inversión que requiere el cuidado de los cultivos para asegurar buenos rendimientos. “Desde Lanafil se está haciendo un gran esfuerzo para ayudar al sector en este escenario, para que continúe siendo el motor que ha sido en los últimos años”, afirmó.

También opinó que de esta situación compleja se sale produciendo. Estimó que el punto de equilibrio para la soja rondará los 2.500 kilos por hectárea, por lo tanto, para alcanzar rentabilidad se deben cuidar los costos, pero sin escatimar en el cuidado de los cultivos. “Porque sin rendimiento corremos el riesgo de que el negocio no sea viable”, advirtió.

Lanafil es una empresa familiar, de capitales uruguayos, con más de 70 años operando en el mercado local y con casi 40 años actuando en el mercado de agroquímicos. Alzugaray comentó que la firma está en un proceso de actualización en varias áreas, pero preservando los valores que le permitieron posicionarse: la cercanía con el productor y seguir identificándose como una empresa familiar, donde los dueños están en la actividad diaria.

“Los productores y distribuidores tienen confianza con los propietarios. Además, hay una clara determinación de innovar y tener una paleta muy amplia de productos, tanto para cultivos intensivos como extensivos”, expresó el gerente.

Destacó también la importancia de comunicar de forma correcta. “La comunicación corporativa hoy es parte esencial de la estrategia de las empresas, tiene que ser consistente, y la imagen es parte de ello”, sostuvo.

Lanafil renovó su imagen, alineando su comunicación a los cambios que vivió la empresa, enfatizando sus valores de calidad, confianza y sustentabilidad. En ese sentido, la firma se ha embanderado con la promoción y adopción de las buenas prácticas agrícolas.

“Tenemos un departamento de Investigación y Desarrollo, que realiza integralmente la gestión de registros frente al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, y anualmente implementa y controla un plan de ensayos, tanto propios como en acuerdo con diversas instituciones y empresas privadas”, señaló.

El equipo de agrónomos dedicado a la parte comercial está en contacto permanente con el equipo de investigación, destacó el gerente comercial. Agregó que el buen uso de los agroquímicos viabiliza una producción económicamente adecuada, para darle sustento al sistema, por lo que resulta fundamental no caer en malas prácticas que restrinjan su uso.

Lanafil pone también mucho énfasis en la capacitación de sus profesionales, razón por la cual han participado de múltiples congresos, con el objetivo de encontrar soluciones y prever cuál será el camino en los próximos años. Un ejemplo fue el VIII° Congreso Brasileño de Soja, realizado en Goiania (Brasil); y el Congreso Anual de Malezas, que se desarrolló en Rosario (Argentina).

A su vez, resaltaron que la empresa apuesta a las alianzas estratégicas con los distribuidores, para que los productores puedan acceder a todo el portafolio de productos de Lanafil.

“Valorizamos mucho la cadena de distribución, mientras que nuestros profesionales trabajan sobre el desarrollo y acercamiento de nuevas alternativas”, dijo Alzugaray.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 73