Montevideo, 9 de Abril 2020

  • °
  • H %
Agricultura

Destacan el valor de planificar las aplicaciones de fitosanitarios

Es importante considerar los recursos disponibles, las condiciones meteorológicas, el producto y cómo aplicarlo, para reducir las pérdidas económicas y ambientales

Es importante prepararse con tiempo para realizar las diferentes tareas vinculadas con los cultivos, remarcó el ingeniero agrónomo Mariano Luna, de INTA Pergamino, al ser consultado por VERDE en el marco de una de las jornadas de capacitación que organizaron Agroterra y Ligier.

Los encuentros se llevaron a cabo en Carmelo, Mercedes, Dolores y Young, donde el eje temático estuvo en la calidad de la aplicación de fitosanitarios.

Luna comentó que, en la aplicación de fitosanitarios, “llegamos al lote, decidimos hacer la aplicación y eso muchas veces nos lleva a errores, que generan pérdidas, derivas no deseadas y demás”.

En ese sentido, “lo que buscamos es que en algún momento paremos, empecemos a pensar y planificar con tiempo cómo debe ser la aplicación. Pensar cuántas máquinas tengo, cuán capacitado está el operario, cuántas boquillas dispongo o si dispongo de las boquillas correctas para hacer el trabajo, a qué velocidad puedo transitar el lote, qué tipo producto voy a aplicar y cómo debe ser aplicado, dónde está el insecto, la enfermedad o la maleza que queremos controlar”.

Consideró que esas son preguntas que los agricultores deben hacerse con tiempo, para empezar a evaluar la calidad de aplicación, “y con cuántas gotas por centímetro cuadrado estamos llegando a donde debemos llegar”, porque “de nada vale estar aplicando un insecticida para el control de chinches si dejamos todo el producto en un tercio superior”.

Insistió en que “si vamos a hacer un lote de 20 hectáreas, es muy probable que lo hagamos bajo la misma condición ambiental. Es diferente cuando nos enfrentamos a lotes de 100 o 200 hectáreas, allí lo más probable es que la condición ambiental cambie. Por eso es muy importante planificar e ir preparado”.

Al respecto, agregó que la condición ambiental (viento, temperatura, humedad, topografía, entre otros factores) al momento de comenzar es diferente a la que pueda haber cuatro o cinco horas después. “Hoy, con Internet, podemos planificar con tiempo, y si cambia esa condición podemos reaccionar rápidamente”, señaló.

Destacó que en la actualidad “tenemos tecnologías que nos brindan un gran aporte. Está la meteorología, hay diferentes tipos de boquillas, las máquinas cuentan con una tecnología de avanzada, con todo eso podemos realizar un amplio rango de trabajos”.

Ante la consulta de sobre cuánto se pierde en las aplicaciones por no contemplar esos elementos, respondió que “generalmente, para combatir las malezas no se aplica un solo producto, sino que se utiliza una serie de productos combinados, porque las malezas también están haciendo su guerra y se están volviendo tolerantes. Eso significa que estamos poniendo varios miles de dólares dentro de un tanque de aplicación. Si no aplicamos bien, tendremos pérdidas de miles de dólares, dejamos malezas y volveremos a aplicar. Es muy importante estudiar todo esto”.

Además, dijo que no solo hay pérdidas económicas, sino que también están las ambientales y las sociales. “Tenemos que ser muy eficientes controlando, pero seguros, tenemos que analizar muy bien la situación, los vecinos, los poblados, todo. Hoy tenemos el deber de ser eficientes y seguros”, remarcó.

Formulaciones

El ingeniero agrónomo Sebastián Alessandrini, director técnico de Ligier, indicó que en esas instancias “se estuvo viendo lo último en formulaciones”.

Dijo que lo novedoso en productos basados en aceites “es la microemulsión, una emulsión con gotitas muy pequeñas, tamaños nanométricos, que determinan que los productos sean mucho más eficientes, y que necesiten menos dosis por hectárea para funcionar de forma eficiente”. Esa tecnología está en Ligier Grass, en Argentina. “Es la única planta que formula con esta tecnología”, destacó.

Sobre qué eficiencia aporta en la aplicación, Alessandrini dijo que en los aceites minerales o vegetales se usa un litro por hectárea, después la industria evolucionó hacia los metilados y se bajó a medio litro. Ahora, con la microemulsión “se está logrando llegar a 100 centímetros cúbicos por hectárea”. Además, expresó que “ingresa más rápido y con eso el control de malezas es más alto”.

Indicó que la microemulsión se está utilizando específicamente para herbicidas, “vemos una diferencia atroz entre el uso y no uso. Era lo que el mercado estaba demandando. Ligier Grass va con los herbicidas que no necesiten ser acondicionados, y allí los más recomendados son los graminicidas y los quemantes”.

Sobre otros productos en Uruguay, Alessandrini destacó a Ligier Clean, “el limpiador de tanques más completo, porque fuimos sumando todas las propiedades de los limpiadores que están en el mercado. Es un detergente e inactivador que desincrusta y degrada los residuos de fitosantarios que quedan en el tanque”. Agregó que, “para que se inactiven los agroquímicos hay que dejarlo media hora”.

También se refirió a Liger Verde Bio, “el mejor en calidad de aplicación de fungicidas e insecticidas”; y cuando hay que acondicionar el caldo para aplicaciones de herbicidas que son afectados por dureza, está Ligier PH Bio.


LEE LA NOTA COMPLETA EN REVISTA VEDE N° 83