Montevideo, 12 de Noviembre 2019

  • °
  • H %
Actualidad

Cuidar los recursos naturales sin dejar que embarren la cancha

El secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina, Guillermo Bernaudo, señaló que en la actualidad «hay una moda en la exageración de los temas ambientales».

Es importante cuidar los recursos naturales, porque «hay problemas ambientales que son reales», pero también hay «normativas de otros países que a veces no están del todo fundamentadas», dijo a VERDE el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina, Guillermo Bernaudo.

Para el jerarca “hay una moda en la exageración de los temas ambientales”, aunque reconoció que “cuidar los recursos es un desafío que tenemos que cumplir todos porque a medida que se va intensificando la producción, ejercemos mayor presión sobre los recursos naturales”.

También enfatizó en que “tenemos que tener una política de cuidados de nuestros recursos, sin dejar que nos embarren la cancha con las exageraciones y a veces hasta las mentiras sin bases científicas, que también suceden para proteger mercados, productos o por moda”.

Se basó en las demandas de bienestar animal, de huella de carbono y huella de agua, y dijo que “tenemos que estar preparados para decir, yo hago las cosas bien y no me vengas con pavadas”.

Consultado de cómo sería la estrategia para desarrollar esos conceptos, dijo que él los ve “como una actitud defensiva”, por lo que la estrategia pasaría por “defender las normas que tengo como buenas”. De todas maneras, agregó que está abierto al debate. Su postura se basa en que “muchas veces son nichos muy chicos los de productos que se sale a vender una característica diferencial”, que se da exclusivamente en la Unión Europea, en Estados Unidos y en Japón.

Agregó que por eso, “hay que ser muy prudentes en auto encasillarnos” y no correr el riesgo de “dejar de producir commodities por los productos de nicho de mercado”.

Por eso, explicó que si hay producciones diferenciadas que por sustentabilidad ambiental logran jugar en un nicho de mercado, “bienvenidas”, pero también sostuvo que “hay que jugar en los dos mercados” y hacer un producto de calidad especial, diferenciada, pero también “hacer el gran producto, porque las dos cosas se venden en las góndolas de los supermercados”.

Un mundo con más oportunidades

Agregó que “las oportunidades están por un mundo que va a seguir creciendo y demandando alimentos, porque somos países que tenemos productos alimenticios sanos”.

Destacó que Uruguay ha sido el país del Mercosur que mejor ha desarrollado esa imagen, con su eslogan Uruguay Natural. Agregó que “tenemos productos alimenticios sanos”, que son demandados y que “la demanda mundial seguirá siendo lineal y creciente”.

Señaló que si bien hoy se enfrenta una demanda masiva, de “venga lo que venga” desde China, llamó también a “jugar en los mercados de alto poder adquisitivo”, refiriéndose a que “es lo que podemos aprovechar del acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, con productos diferenciados”.

Enfatizó en que los problemas a resolver pasan por la “competitividad y la macroeconomía” de cada país que integra el Mercosur.

Advirtió que “como región tenemos problemas macroeconómicos y de competitividad importantes”, entre los que destacó los costos internos, impuestos y logística.

Agregó que “Uruguay tiene potencialidades enormes con respecto al resto del mundo”, pero subrayó que el país necesita “otras capacidades competitivas, otros costos y otra logística”.

Dijo que la región debe funcionar como tal, y ejemplificó que Argentina “hasta hace tres años no podía completar carga en el puerto de Montevideo”. Consideró que “esos son los grandes desafíos”.

Al margen de la interacción del Mercosur, planteó que “cada uno de los países que integran el bloque tiene algún problema de competitividad interna, que deberá solucionar, porque sino se nos va a complicar mucho insertarnos en el mundo”.

Pero Bernaudo también se refirió a temas paraarancelarios como amenazas, y dijo que ese es un “gran rubro”. Entre ellos destacó las normativas sanitarias tanto a nivel animal como vegetal, las que tildó de “limitantes”.

Explicó que “hay una serie de barreras que se imponen” y que “tienen sus justificaciones en términos formales”, pero que “hay que controlar” porque esos argumentos “muchas veces son utilizados como barreras paraarancelarias”. Ejemplificó con la carne vacuna y la aftosa, y dijo que “fue lo que nos sacó del mundo durante años”.

Consideró que si bien “ese tipo de barreras son justificadas, a veces no se buscan las soluciones porque el mercado del comprador quiere estar cerrado”. Opinó que “ese es uno de los grandes desafíos que debemos encarar en conjunto”.


La nota completa en Revista Verde N° 80