Montevideo, 14 de Noviembre 2019

  • °
  • H %
Agricultura

Cuatro visiones sobre las políticas de Estado para la agricultura uruguaya

ARU promovió un encuentro con asesores de los candidatos del Frente Amplio, Partido Nacional, Colorado e Independiente, para conocer sus propuestas en la materia.

Fueron varias las propuestas de los partidos Frente Amplio, Nacional, Colorado e Independiente para la agricultura uruguaya que se conocieron en el marco de un encuentro de asesores, convocado por la Asociación Rural del Uruguay en el marco de la Expo Prado. A continuación, VERDE transcribe algunos de los momentos más destacados de las exposiciones de los ingenieros agrónomos Inocencio Bertoni, Ignacio Buffa, Eduardo Blasina y Rodolfo Irigoyen (el orden corresponde a la actual representación parlamentaria de cada partido).

Inocencio Bertoni, Frente amplio

El asesor del Frente Amplio en materia agrícola, ingeniero agrónomo Inocencio Bertoni, destacó las “políticas estables que se vienen llevando adelante” y señaló que la agricultura “ha tenido y debe seguir teniendo un papel en ese proceso de crecimiento que registró el país y que tiene una fuerte base agroexportadora”.

Dijo que Uruguay puede posicionarse como “un proveedor confiable de alimentos con altos atributos de calidad, inocuidad y sustentabilidad de los procesos de producción a partir de los cuales se generan” los productos agrícolas.

En cuanto a las propuestas, Bertoni habló de tres ejes sobre los que hay que trabajar, “la inserción competitiva en los mercados internacionales, la sustentabilidad en el uso de los recursos naturales, ya que es una actividad que hace un uso intensivo de esos recursos” y en tercer lugar “la productividad”.

En ese sentido, señaló la necesidad de continuar avanzando en acuerdos sobre la base de la sustentabilidad de los procesos y la inocuidad de los alimentos. Dijo que “tenemos que ir avanzando en la certificación ambiental de los procesos de producción”.

Bertoni también señaló que se seguirá avanzando en lo que definió como “inteligencia comercial”, que obedece a profundizar “estrategias comerciales en acuerdo con el sector privado”.

Desde el punto de vista ambiental consideró que hay que enfrentar el cambio de paradigma que obliga a aumentar la productividad, “pero con sustentabilidad ambiental comprobada”.

También destacó la necesidad de continuar profundizando los planes de uso y manejo de los suelos, que “deben avanzar en aspectos como el balance de nutrientes y la incorporación de los sistemas de producción al paisaje”.

Dijo, además, que “es necesario fortalecer todo el sistema de transferencia de tecnología” y adaptarlo “a mecanismos de acceso al crédito”, al tiempo que se refirió a “la necesidad de potenciar el sistema asociativo y cooperativo del sector”.

Ignacio Buffa, Partido Nacional

El asesor del Partido Nacional, ingeniero agrónomo Ignacio Buffa, dijo que “no se puede disociar la situación del sector agropecuario con la de la economía” y para eso la propuesta pasa por “mejorar la competitividad del sector más allá de los rubros en particular”.

Dijo que “la propuesta es muy clara”, y es que “el Estado sea mucho más eficiente en el gasto y ahorre US$ 900 millones”, para así “poder lograr otras cosas”. Agregó que el partido que integra promoverá la “reducción del precio del gasoil y de la energía”.

Para controlar la eficiencia del Estado señaló que proponen “desarrollar una unidad de monitoreo de políticas públicas para no reaccionar a malos implementos, sino advertir y evaluar a medida que se vayan ejecutando”.

También señaló que “es importante hablar de la sustentabilidad”, y que por eso “propone un Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) que esté enfocado en el medio ambiente”, algo que señaló como “una prioridad”.

Se refirió a que “los Planes de uso y manejo del suelo fueron una buena herramienta”, pero que hay que reverlos porque no lograron cumplir su objetivo.

Explicó que “la lógica que tenían en su inicio era convertirse en una herramienta para juntar en la mesa a todos los que están involucrados en el negocio agrícola”, y si bien hubo un impacto positivo en términos ambientales, no logró reunir a todos los agentes vinculados a la cadena agrícola (dueño del campo, al agricultor, al que financia y al contratista)”. Por último, sostuvo que “hay que elaborar propuestas asociadas al financiamiento y los seguros en un mismo paquete”.

Eduardo Blasina, Partido Colorado

El referente del Partido Colorado en materia agrícola, ingeniero agrónomo Eduardo Blasina, habló de siete puntos en los que hay que trabajar y por donde el Partido Colorado elabora sus propuestas.

Señaló en primer lugar “la confianza”. Dijo que “siempre hablamos de un pequeño país modelo y que el agro es el petróleo del país con ventajas enormes”. Transmitió que “no estamos pensando en un impuesto al patrimonio ampliado, ni en un impuesto a la herencia, ni en un reaforo para recaudar más”. Propuso la necesidad de trabajar sobre el déficit fiscal y “avanzar en una regla fiscal que les garantice (a los ciudadanos), gobierne quien gobierne, que hay que entregar los números en orden”.

Consideró que “la confianza es clave porque la agricultura es un sector que tiene como diferencial la fuerte necesidad de inversión y un riesgo elevado”.

Con respecto a los costos, dijo que “queremos llegar a un tipo de cambio que esté cerca de su equilibrio” y “garantizarle a los empresarios que trabajen con un gasoil que tendrá un precio de paridad de importación”.

Además, con respecto al combustible, señaló la necesidad de quitar el subsidio al transporte capitalino, porque “nos parece incorrecto”. De esta manera, el precio del gasoil generaría un ahorro de unos $ 7 por litro.

También dijo que “la energía eléctrica tiene que estar en paridad con los vecinos”, porque “es absurdo exportarle a Brasil la energía muchísimo más barata de lo que se la cobramos a los productores uruguayos”.

Habló también de darle valor agregado ambiental para generar competitividad, así como la necesidad de continuar con buenas prácticas agrícolas.

Blasina se detuvo en la necesidad de disminuir el riesgo de la actividad y en ese sentido dijo que “hay que avanzar mucho en seguros como los que tiene Estados Unidos. Incluso vale la pena pensar en invertir en ese tipo de seguros, que lleguen a asegurar rendimientos, pero que además sean el enganche para facilitar el acceso al crédito de esos productores”.

Dijo que hay que “atender el problema financiero” y que “se precisa mejor coordinación público-privada” para evitar “dolores de cabeza”.

Señaló que “lo que se negocia se debe hacer escuchando a los que están en la trinchera del comercio”, en alusión al protocolo para exportar soja a China.

Consideró que es una necesidad ir hacia la diversificación agrícola, ya que “si bien estamos frente al regreso de las pasturas, también estamos ante la emergencia de los cultivos como el lupino, el cáñamo y las legumbres, que son el futuro de mediano plazo”.

Concluyó que “para un país modelo” se necesita “una agricultura modelo”.

Rodolfo Irigoyen, Partido Independiente

El representante del Partido Independiente, ingeniero agrónomo Rodolfo Irigoyen, diagnosticó que el problema del sector y de la agricultura está en la macroeconomía. Dijo que cuando el agro plantea necesidades al gobierno “por lo general la respuesta es que se van a estudiar”, pero aclarando que “a nivel macroeconómico no se modificará nada”.

Explicó que “el modelo macroeconómico que el Frente Amplio ha llevado adelante durante estos años tiene un problema que parte de un imaginario colectivo equivocado”, y por eso lo considera como “un tema estructural”.

Sostuvo que se plantea una falsa dicotomía sobre el sector agropecuario y la tecnología, “vacas versus computadoras, cuando no hay ningún enfrentamiento sino más bien sinergias”. Subrayó que “la agricultura de secano ha aumentado la eficiencia de producción 3,7% en 10 años” y que eso quiere decir que “cuando se dan las condiciones hay respuestas”.

A su vez, Irigoyen cree que los interlocutores válidos para el sector agropecuario son los ministerios de Economía y Finanzas y de Relaciones Exteriores, y no el MGAP. Dijo que “a esos interlocutores hay que apuntar”, para generar políticas favorables al sector.

Habló de la necesidad de mejorar el manejo macroeconómico y de mantener equilibrado el tipo de cambio real, ya que es “una condición esencial, porque el tipo de cambio es la polea de transmisión que traduce todos los precios internacionales a precios internos y define la competitividad”.

En otro orden, se refirió a las tarifas, a la infraestructura vial y portuaria, y a las interrelaciones laborales, como aspectos a mejorar.

Reflexionó que “si en estos temas logramos cambiar la mentalidad de la sociedad y del sistema político, en una generación Uruguay pasa a ser un país desarrollado”.


LA NOTA COMPLETA EN REVISTA VERDE N° 80