Montevideo, 10 de Agosto 2020

  • °
  • H %
Ganadería

Crece la faena de corral, pero “la incertidumbre le quita fluidez a los nuevos negocios”

8 julio, 2020

La faena acumulada de vacunos bajó 21% en lo que va del año, en comparación a 2019, según datos del Instituto Nacional de Carnes (Inac), pero la participación del ganado de corral acaparó un 14% de la faena total al aumentar en 12.090 cabezas entre enero y junio de 2020, respecto a igual lapso del año pasado, según datos divulgados por el delegado de la Comisión de Fomento Rural en la Junta Directiva de Inac, José Mesa, en su cuenta de twitter.

Consultado sobre ese tema en el programa Punto de Equilibrio en Carve y revistaverde.uy, el director técnico de la empresa Agrifirm, Alvaro Pastorini, comentó que en los primeros meses del año “el negocio del corral estuvo marcado por la incertidumbre generada en los inconvenientes que ha tenido la exportación de carne vacuna. Eso llevó a un menor interés por cerrar contratos por parte de la industria Hubo poco interés por cerrar contratos, todo se hizo con mucha cautela”.

A la vez, “el precio de la reposición estaba sostenido y eso hizo que fuera más lenta la decisión de encerrar ganado en el corral, además del costo de la comida que tuvo un leve incremento frente al año anterior”. Por otro lado, “hay poco ganado preparado en el campo, entonces el crecimiento en la participación de animales de corral es porque son los que están prontos para faena”, argumentó.

Agregó que en los negocios del corral predomina la cuota 481 pero se han expandido otros, “cómo el encierre de ganado liviano con destino al abasto. Hubo alguna demanda agregada que salió hacia Israel con el rito kosher. Además, al no haber ganado de campo terminado se está absorbiendo de los corrales”.

Pastorini recordó que hace un par de meses cuando se paralizó Europa por el coronavirus y terminó impactando en la demanda de carne, “la industria honró negocios que el momento no ameritaba, y de la misma forma el feedlotero también aguantó más tiempo los animales en el corral”. En algunos casos “hubo que esperar entre 20 y 40 días adicionales en los corrales a la espera de la concreción de negocios, con los costos que ello implica”.

Indicó que parte de esos animales fueron saliendo hacia otros destinos y “hoy prácticamente no quedan ganados que debieron haberse faenado en la ventana anterior de la cuota 481”.

Consideró que actualmente “el escenario cambió un poco porque los valores de las categorías de reposición se adecuaron a los del ganado gordo”. Pero, “entiendo que la industria frigorífica tiene incertidumbre sobre su propio negocio y el panorama no es del todo claro. Por eso no se cierran acuerdos como en años anteriores”, dijo.