Montevideo, 19 de Junio 2019

  • °
  • H %
Ganadería

Corrales de engorde abrieron sus puertas y mostraron los números

La sequía de este año elevó los precios de los granos, a la vez que bajó los de la reposición, lo que permitió equilibrar los números de un negocio que es muy ajustado

Killara Feedlot es propiedad de la empresa Elders, que tiene más de 150 años de historia. Está ubicado cerca del pueblo de Quirindi (al noreste de Nueva Gales del Sur), en la denominada planicie de Liverpool.

Allí la delegación de ADP y Agrifirm Nutral fue recibida por Andrew Talbot, gerente comercial de Killara. En su presentación dijo que en un radio de 500 kilómetros están los principales corrales de engorde de Australia, también la industria frigorífica y los dos puertos por donde sale la carne australiana hacia el mundo: Brisbane y Newcastle.

En esa región llueve en promedio 500 milímetros por año, pero hasta setiembre había llovido solo 125 milímetros. La producción de granos enfrentaba la peor sequía en 40 años, y Talbot indicó que por esa razón los costos de la dieta del corral se incrementaron en 30% (unos US$ 105). El precio de la tonelada de trigo se ubicaba en US$ 350, al igual que la de algodón.

Explicó que la sequía tuvo un impacto negativo en la ganadería australiana, porque se están liquidando vientres. En ese momento la faena de hembras llegaba al 58% del total.

Killara Feedlot tiene una capacidad instantánea para encerrar 20.000 cabezas y estaba a pleno en el momento de la visita. La empresa tiene su propia marca de carne, además de acuerdos con diferentes industrias. Produce carne pensando en los mercados de alto valor: China, Europa, Japón, Hong Kong y nichos en Australia.

Talbot indicó que el precio promedio del kilo de la carcasa oscila entre los US$ 4,20 y US$ 4,55; y que la reposición se estaba comprando a US$ 2,10 por kilo.

El pago de los frigoríficos por la hacienda gorda se concreta a los siete días del embarque y la reposición se paga a los 30 días.

La mayor parte de los animales es de la raza Aberdeen Angus, y están en el corral durante 150 días. Ingresan al corral a los 14 meses, con 400 kilos y salen con 700 kilos. Allí la eficiencia de conversión (kilos de alimento para ganar un kilo de peso vivo) es 8 a 1. Explicó que la mejor eficiencia se logra en invierno y primavera, y la peor en otoño.

La industria frigorífica exige para los ganados de corral un mínimo de carcasa de 330 kilos y los rendimientos se ubican entre 53% y 57% –el rinde se toma considerando el peso en el corral lleno– y la producción se vende a Cargill, NH y JBS.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 73