Montevideo, 12 de Agosto 2020

  • °
  • H %
Actualidad

Cibeles desarrolló una amplia paleta de productos y crece en exportación

16 abril, 2020

Compañía Cibeles SA desarrolló una amplia paleta de productos, diversificando su producción, para posicionarse como una alternativa confiable en el mercado local y en el exterior. Así lo destacaron a VERDE el contador Daniel Zerbino, presidente y gerente general de la empresa, y el ingeniero agrónomo Hernán Pucurull, integrante del Departamento Técnico Comercial de Agro.

Cibeles inició en 1976 y la actividad industrial comenzó sobre fines del año 2000. “Desde esa fecha ha vendido exitosamente sus fitosanitarios en la plaza local”, destacó Zerbino.

En esa línea, indicó que al poco tiempo de comenzar el boom agrícola, la empresa decidió aumentar su facturación, “en busca de una mayor y más eficiente economía de escala, tomando las medidas necesarias para seguir desarrollando nuevos productos y aumentar la capacidad de producción”, destacó.

Señaló que el aumento sostenido de la demanda agrícola fue visto como una gran oportunidad y se buscó consolidar a Cibeles como un jugador con participación regional. A partir de allí, se salieron a buscar nuevos mercados y se comenzó a exportar.

El presidente y gerente general de Cibeles afirmó que la exportación “contribuye a diversificar los riesgos del negocio; tanto los climáticos como los de políticas económicas en los países”. Agregó que, “cuando se sufren los perjuicios de una gran seca en un país, puede haber un clima beneficioso para los cultivos con una buena y sana demanda en otro”.

El trabajo realizado hasta 2014 “nos ha llevado a un crecimiento varias veces mayor que el objetivo inicial, tanto en plaza como en el exterior”, admitió. A partir del 2015, “el mercado local se ha ido achicando año a año, sobre todo el área de soja, pasando de 1,5 millones de hectáreas a menos de 1 millón. La exportación nos ha permitido compensar gran parte de la baja de las ventas en plaza. Hoy estamos comercializando más productos en la región que en el mercado uruguayo”.

Cibeles exporta a Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay, a algunos países de Centroamérica, y está en proceso de registros en otros países. “Tenemos convenios con un par de empresas multinacionales, a las cuales se les formula, y esos productos se comercializan en algunos países de América Latina, incluido Brasil. En otros casos, exportamos a distribuidores y también lo hacemos a empresas propiedad de Cibeles, como es el caso de Cibeles Argentina SA. En Bolivia, por ejemplo, trabajamos con distribuidores y tenemos alrededor de 60 productos origen Cibeles SA registrados”, resaltó.

Zerbino informó que “muchos de los productos que vendemos en Uruguay también se exportan y son utilizados a campo, con éxito y a satisfacción en condiciones muy exigentes en cuanto a plagas y enfermedades, provocadas por un clima bastante más húmedo y caluroso que el de Uruguay”.

Comentó que la capacidad productiva instalada en Cibeles está en unos 12 millones de litros al año en un predio industrial de 34 hectáreas. En la división Agro, el área de fitosanitarios ocupa nueve plantas de formulación, donde se incluyen herbicidas, fungicidas, insecticidas, curasemillas y coadyuvantes. Cibeles cuenta también con otras plantas de formulación de productos veterinarios (orales, inyectables, baños y bloques alimenticios para ganado); además de dos plantas de complementos alimenticios en polvo de consumo humano.

La empresa formula en su planta todos los productos que comercializa en Uruguay y la región, excepto las formulaciones sólidas que ocupan una parte muy menor de su portafolio.

El empresario explicó que la industria ha venido realizando inversiones en forma constante, tanto en la parte productiva, como en los departamentos de Desarrollo, de Control de la Calidad y de Aseguramiento de la Calidad. “Para nosotros es vital que el producto que le entregamos al cliente tenga la mejor calidad posible a lo largo de toda su vida útil, y para eso tenemos profesionales capacitados y laboratorios con los últimos equipos, para poder analizar todas las materias primas con las que partimos, el proceso y el producto final, ofreciendo a nuestros clientes los más altos estándares de calidad”.

Para Cibeles, “el compromiso con sus clientes, con sus colaboradores, con la comunidad y con el Medio Ambiente son una premisa fundamental. Además de cumplir con todas las normativas nacionales como las de DINAMA, participa activamente en todas las mesas de trabajo donde se está revisando y mejorando el régimen normativo, y está activamente comprometido con el Programa de Cuidado Responsable del Medio Ambiente de ASIQUR”.

Hace un tiempo la compañía acordó con una empresa internacional formularle el fungicida Tegrol 3.6F, para exportarlo a Estados Unidos. “Para lo cual se consiguió aprobar el registro en tres estados, además de obtener la aprobación de la EPA (Agencia de Protección Ambiental) y del USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos). Cibeles era el formulador y el exportador, el registrante era una empresa que importaba nuestro producto y lo vendía en ese mercado. Durante cinco años exportamos a Estados Unidos; lo que fue una gran experiencia para la compañía”, señaló Zerbino.

LAS NOVEDADES

Pucurull precisó que en el mercado uruguayo se está trabajando desde hace dos años en un nuevo curasemilla desarrollado por Cibeles para el cultivo de soja. Su nombre es SojaSeed, un producto integrado por una estrobirulina, un tiofanato y una anilida, “logrando con esta mezcla un excelente control de los patógenos presentes en el cultivo, debido a su buena combinación de principios activos, obteniendo muy buen nivel de cobertura y sistemia”.

Se trata de un producto de “última generación en el mundo, y Cibeles lo está exportando con muy buenos resultados”.

La compañía también desarrolló hace algunos años y está disponible en el mercado el fungicida Zuperior, “un producto único en el mercado, con una triple mezcla: dos estrobirulinas, una que actúa en la epidermis de la planta y otra que actúa en el mesófilo de la hoja, más un triazol que actúa como erradicante. Es un producto que a lo largo de los años, desde la fase de desarrollo y en su etapa comercial, ha mostrado resultados muy buenos y estables. Es el que siempre marca un muy buen nivel de control en todos los ensayos”, destacó.

Está registrado para su uso en arroz, soja, trigo y cebada. Este producto, así como un par de fungicidas desarrollados por Cibeles, fueron la base del Premio Nacional Nova 2012 al sector industrial, entregado por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) a esta industria, “lo que ha sido motivo de gran satisfacción, motivación y orgullo”, destacó.

Para el cultivo de arroz, Cibeles presentó nuevos herbicidas y fungicidas. “Estamos formulando el fungicida Secure 410, que es la mezcla de trifloxistrobin con difenoconazole, específico para pyricularia”. En herbicidas de arroz, se ha sumado Amazing, mezcla de Penoxulam con Metamifop, para el control de malezas difíciles, digitaria y capín.

A nivel internacional, Pucurull comentó que la empresa se va adaptando a las condiciones de cada lugar. “Vamos a países con cultivos diferentes. En Centroamérica, por ejemplo, se siembra café o banano. En base a la experiencia de muchos años de los ingenieros de nuestros distribuidores, desarrollamos fórmulas específicas para cada país, las que son probadas minuciosamente a campo”.

Previo al lanzamiento comercial de cada producto en Uruguay, explicó que “hay un trabajo de desarrollo a campo, muy fuerte, en la propia chacra, en diferentes zonas, y a través de consultoras o institutos de investigación nacionales, para testear su performance”.

Pucurull expresó que las empresas que están exportando tienen que adaptarse a los cambios de normativas y restricciones que están surgiendo en varios países, incluso en Uruguay. “Eso nos ha llevado a invertir en estudios toxicológicos y de residuos de productos. Es un gran esfuerzo, tanto en tiempo como económico, pero es algo que le permite al productor conocer mejor el producto que está usando”.


Nota de Revista Verde N° 84