Montevideo, 18 de Setiembre 2019

  • °
  • H %
Agricultura

Cebada de Maltería Oriental registró un rinde promedio de 3.750 kg/ha

Antes de las intensas lluvias de diciembre la productividad media era superior a 4.200 kilos por hectárea; la producción dejó un saldo exportable de 60.000 toneladas

Maltería Oriental cerró la campaña de cebada cervecera 2017/18 con un rendimiento promedio de 3.750 kilos por hectárea de cebada recibida, previo a las intensas lluvias de diciembre los promedios superaban los 4.200 kilos por hectárea.

El jefe del Departamento Agronómico de Maltería Oriental, el ingeniero agrónomo Bruno Maneiro, dijo a VERDE que el balance de la pasada zafra de cebada fue positivo, más allá de los casos puntuales. Para las 65.000 hectáreas por la que se contrataron cultivos, se alcanzó producción que superó las 240.000 toneladas, quedando un saldo exportable de 60.000 toneladas de cebada cruda.

Las precipitaciones causaron un daño muy importante en los cultivos y en muchas chacras se cosechó cebada sin calidad cervecera. “El rendimiento de cebada recibida después de las lluvias en la zona sur bajó fuertemente. Luego de mediados de diciembre, cuando ocurrió una de las tormentas más grandes, las calidades comenzaron a variar, quedando mercadería fuera del estándar de cebada cervecera”, explicó.

Estimaciones de la empresa realizadas en base al rendimiento proyectado, señalan que quedaron por el camino entre 30.000 y 40.000 toneladas. “Las áreas cerradas antes de las lluvias, considerando todas las variedades, promediaban más de 4.200 kilos por hectárea, casi 300 kilos más que el récord de productividad que habíamos obtenido en la zafra 2015/16”, dijo.

Antes de esas lluvias se habían cosechado unas 40.000 hectáreas, con buenos rindes, y se obtuvieron máximos que superaban los 7.000 kilos por hectárea en chacras puntuales.

Sin embargo, tras esos episodios de lluvia, la calidad desmejoró y se llegaron a dar casos de productores con rechazos del 100% de la cebada remitida a planta, cebada que luego ocupó el circuito forrajero. “Según nuestros registros se rechazaron unas 18.000 toneladas. Pero sabemos que aquellos productores que tuvieron algún camión rechazado, no volvieron a mandar más, por lo tanto, es difícil definir exactamente cuánta cebada quedó fuera del circuito maltero”, comentó.

El jefe del Departamento Agronómico de Maltería Oriental explicó que en términos de calidad fue una campaña que se destacó por los buenos niveles de proteína, “fueron muy buenos, promediando 11,2%, cifra considerada excelente para una cebada cervecera”, dijo.

Para alcanzar estos niveles el agrónomo  entiende que intervino el manejo de las chacras, el énfasis en el manejo del nitrógeno ajustándolo en todos los momentos, la mayor proporción de urea azufrada, además de una primavera que favoreció mucho al ciclo del nitrógeno.

“Durante la primavera tuvimos períodos secos y de lluvias, pero sin excesos. Sumando los componentes del rendimiento, tuvimos muchos granos para llenar, valores muy altos de granos por espiga, con muchas espigas por metro cuadrado. Hubo buenos índices de radiación y temperatura”, señaló.

Asimismo sostuvo que al haber tanto grano, el calibre se resiente. “Si bien terminamos con promedio de calibre de 91% de primera más segunda, para obtener calibres de 95 a 97 se precisaban más días de llenado”, indicó.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 76