Montevideo, 6 de Julio 2020

  • °
  • H %
Actualidad

Los ganadores y perdedores de la crisis sanitaria

22 mayo, 2020

22-05-2020 | Analistas prevén fuerte demanda de los productos que exporta Uruguay. Más de una vez se ha escuchado hablar de forma despectiva de una economía primarizada, productora de commodities alimenticios. Sin embargo, en crisis como la actual, una pandemia sin precedentes en la historia reciente, que ha generado serios impactos económicos en todo el mundo y en casi todos los rubros, hay uno que sigue con demanda constante: el de los alimentos.

En este marco, varios países han restringido e incluso prohibido las exportaciones de granos, buscando asegurar que a su población no les falte alimentos. Eso explica, por ejemplo, que a pesar de una alta producción mundial de trigo, el precio siguió aumentando. El 30 de abril de 2019 el precio de la posición mayo en Chicago era de US$ 153,77 por tonelada, y el 30 de abril de 2020 fue US$ 194,65.

La relación stock-consumo del trigo se ubica alrededor de 38%, el mercado está bien abastecido, pero de todas formas se vienen dando estos movimientos en los precios del cereal, analizó Diego de la Puente, director de Nóvitas.

A pesar de que la producción parece asegurar un buen abastecimiento de la demanda, los precios suben. Ahora quedan dudas sobre la cosecha 2020/21 en el hemisferio norte. Los grandes compradores de trigo en el mundo son Egipto, Indonesia, Brasil, Bangladesh y Filipinas, entre otros; pero entre los principales mercados hay cinco del Sudeste Asiático, y allí hay grandes oportunidades, señaló el analista.

Esos grandes compradores se abastecen fundamentalmente de trigo de Estados Unidos y de Australia, que además fueron los países que más área perdieron en los últimos años. Y en ese sentido, De la Puente planteó que “Argentina y Uruguay no deberían descuidar el mercado brasileño, pero también deberían aprovechar para entrar al Sudeste Asiático, ya que “estamos ante una oportunidad única”.

También señaló al arroz como otro de los grandes ganadores en los mercados, y consideró que estas medidas pensadas en la seguridad alimentaria parecen anunciar que “el comercio mundial desregulado empieza a regularse”.

El analista consideró que “es probable que comience una fase nueva de la humanidad. Se está disputando el liderazgo mundial, algo que antes se hacía con guerras, y ahora a través del comercio y la economía”. Opinó que esta crisis “determinará la vuelta de la regulación de los mercados, que pondrán cuotas a las exportaciones de alimento, favoreciendo el consumo interno”. En tal sentido, consideró que “se termina la globalización y probablemente comience una desglobalización, por un mundo más regulado”.

Eso hace bajar la oferta mundial y subir los precios, y “le genera oportunidades al Mercosur, sobre todo si es un proveedor confiable”.

De la Puente también señaló que el hecho de que China haya prohibido la comercialización de animales salvajes para el consumo humano, le genera oportunidades a los países productores y exportadores de carne. Ese comercio de animales exóticos era enorme, estimado en unos US$ 43.000 millones, “pero todos quieren seguir comiendo carne”, afirmó.

Agregó que esta pandemia mundial elevará la importancia de la trazabilidad y de toda la información que se pueda sumar a un producto alimenticio, sobre su origen y certificaciones de inocuidad.

También mencionó como una oportunidad la capacidad de captar inversiones, ya que China, por ejemplo, está incentivando a empresas a producir cerdos fuera del país.

Señaló que los grandes perdedores fueron los mercados financieros de Estados Unidos, Europa y Japón. Puso como ejemplo el Dow Jones, S&P 500 y Nasdaq 100, que en cuatro semanas perdieron un tercio de lo que les costó subir en toda su historia, después de tocar récords a mediados de febrero.

También se refirió al azúcar, la madera, el cacao, el algodón y el petróleo –mercado en el que además influye el conflicto entre Arabia Saudita y Rusia–, así como a la baja de la plata, que fue de las primeras en recuperarse.

Como consecuencia de la caída del precio del petróleo, el precio del etanol también cayó. “Es una industria muy desarrollada en Estados Unidos; se cierran plantas en Brasil y se piensa que no reabrirán”, indicó.

De la Puente también se refirió a la caída del precio del ganado en pie y del cerdo en Estados Unidos. “En 25 años nunca vi una destrucción de capital financiero como esta. Es peor que las guerras mundiales y la crisis de 1929”, dijo. Agregó que “aún no podemos dimensionar hasta qué nivel llegará y si será un punto de inflexión, que genere cambios radicales en la economía”.

Explicó que las pérdidas en los mercados financieros fueron tan violentas, que los inversores debieron salir a tomar ganancias en los refugios para cubrirlas.

Entre los ganadores destacó a los Bonos del Tesoro de Estados Unidos y el oro, que tuvieron un aumento sustancial en su demanda, ya que los capitales buscan seguridad en estas circunstancias. También señaló al arroz y al trigo como ganadores; y entre los indecisos a la soja, que sigue en el promedio del último año.


NOTA COMPLETA EN REVISTA VERDE N° 85